Por:Diego Muñoz Iturbide

Llevamos ya 4 largos e inciertos meses de padecer, el confinamiento por la pandemia del Covid-19; en Veracruz ya son 20,265 contagios y 2702 muertes muy lamentables, al 29 de julio, según los datos oficiales, muy inseguros, pues hay muchas personas con síntomas que no se han realizado prueba alguna y se consideran como casos “sospechosos”, por tal razón no son considerados como portadores de Covid-19; así es que pueden ser más los casos de los que reporta la Secretaria de Salud.
El Movimiento Antorchista desde inicios de esta situación, que ha puesto en el colapso a medianas y pequeñas empresas, comercio formal e informal que ha perdido sus ingresos diarios, nos hemos pronunciado por todos los medios a nuestro alcance, que los tres niveles de Gobierno deberían intervenir, destinando recursos en alimentación, salud y apoyos económicos, a manera que en la población, no se provocara una hambruna por la inmovilidad de la economía que se generaría a causa de la pandemia mundial; los Gobiernos Morenistas tanto federal y estatal, se dedicaron a desestimar las repercusiones de dicha situación, aún con las recomendaciones internacionales lanzadas por los organizamos encargados del tema de la pandemia; hoy, vemos negocios en quiebra, trabajadores parados que no encuentran quien los contrate, etc., muchos han perdido su inversión y tuvieron que dejar su local por no poder sostener las rentas, o simplemente porque no hay quien les compre a causa de la parálisis económica, sea también porque se enfermaron y tuvieron que recurrir a ahorros o préstamos para sostenerse y curarse de esta u otra enfermedad.
La población se quedó sola ante la situación del coronavirus, confrontada, incluso porque la mayoría, ante la necesidad, pero sobre todo al nulo apoyo del gobierno que decreta el “quédate en casa”, sale a la calle a buscar el sustento, debido a que no tiene un ingreso seguro para sostenerse.
El gobierno morenista del Ing. Cuitláhuac García Jiménez, también se ha quedado paralizado y no está resolviendo las necesidades básicas de la población, complicándose aún más la situación, pues se han incrementado los robos, asaltos y ha crecido la delincuencia, se han perdido miles de empleos, lo que ha generado más pobreza, cabe señalar que el gobierno de Veracruz es uno de los peores calificados en el país, así lo reflejan encuestas dedicadas a medir el nivel de aprobación de los gobiernos estatales, pues no hay obras en el estado que redunden en mejorar las condiciones de vida del pueblo trabajador. Los veracruzanos requerimos inversión pública que genere empleos mejor pagados que permita comer bien, curarse, vestir, calzar, recrearse y a todo lo que el ser humano tiene derecho y garantizado a disfrutar, de acuerdo a lo que dicta nuestra Constitución, para que no dependa de los apoyos gubernamentales, ni de dádivas que sirven para la compra de voluntades y votos.
Además, la corrupción a la cual juraron en campaña combatir, se ha incrementado en todos los niveles, vemos por ejemplo, como en días anteriores destituyeron a Belisario Reyes Herrera de la Dirección del Patrimonio del Estado, por actos ilegales en predios, debiendo intervenir la Dirección de Asuntos Internos de la Secretaria de Seguridad Publica, el exfuncionario no atendió, como era su obligación, la demanda de regularización y escrituración de terrenos en el estado, y no solo de los terrenos de antorchistas que exigimos certeza jurídica. Otro ejemplo de la corrupción es que empresarios veracruzanos dedicados al ramo de la construcción, denuncian corrupción en la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas del Estado (SIOP), pues, a decir de ellos han aumentado las prácticas de funcionarios de la dependencia, al adjudicar obras directas, pidiendo el respectivo moche, se dice que hasta el 30% del valor de la asignación de la obra, por cierto, muy pocas obras se están haciendo en el territorio veracruzano y estas de muy mala calidad. (Atrás quedaron las obras emblemáticas de cada sexenio). ¿Qué no era lo que la Cuarta Transformación iba a combatir?, hoy la corrupción se ha incrementado, así como el nepotismo que ya se le ha señalado al mismo Gobernador.
Si seguimos así, la obra pública, la regularización de terrenos y demás necesidades de los veracruzanos, no avanzarán ni se resolverán en este sexenio morenista, debemos enfrentar a la mal llamada Cuarta Transformación de frente; si queremos progreso y bienestar, organizados y unidos debemos de luchar. Hoy más que nunca es indispensable entender que debemos mantenernos unidos y organizados, no nos debe amedrentar la política represiva y amenazante de la 4T; no hay mal que dure 100 años dice el dicho, el actual gobernante tendrá solo unos cuantos años de gloria, pero no será eterno, en cambio los Antorchistas seguiremos luchando, como siempre lo hemos hecho, todas las omisiones, errores y malas políticas implementadas por el partido en el poder, quedan registradas.
Los veracruzanos no merecemos un gobierno que nos lleve al retroceso, debemos exigir solución a las necesidades del pueblo; las corrientes progresistas del estado y las masas trabajadoras debemos prepararnos, se acercan elecciones en el 2021, y debemos cobrarle la afrenta a este gobierno de cuarta.